descripcion

descripcion

viernes, 9 de noviembre de 2018

CAMBIEMOS EL RUMBO...





Sin palabras... 
Enganchada a tu optimismo.
Ilusionada al ver gente luchadora.
Emocionada porque con gente como tú, veo que hay mucho futuro 🤩

Gracias.



Porque un buen día, tras unos cuantos mensajes intercambiados con Vanesa, recibí las anteriores líneas que ella me destinaba tras la lectura de mi sexta publicación ¿Y por qué no?

¿Quién lo iba a decir, verdad? Si yo llevo ocho títulos publicados y conocidos a casi once mil lectores, fue porque un buen día del año dos mil nueve me quedé desempleado y decidí enfocar el tiempo de mi vida a lo que siempre me había apasionado, y sigue apasionándome, la literatura.

Lo de dar charlas, hacer presentaciones por diferentes ciudades, además de salir en numerosos medios de comunicación, creo que es algo inherente a esta peculiar promoción. Pero, no sé, me hizo cierta ilusión ser invitado a dar una charla sobre mi experiencia a un grupo de desempleados o que buscan mejorar su situación laboral. Digámoslo así, yo lo entendí como que volvía a los orígenes de este sueño que se va cumpliendo día a día, publicación tras publicación y lector tras lector.

Porque a Vanesa, según me hizo saber, le llegó mi libro de la mano de Isabel. A Isabel ya la mencioné en este blog porque un buen día de hace ya unos meses me abrió la puerta en Nájera. 

-Vale, te cojo el libro pero con una condición -me dijo aquella vez-. Si haces una charla ante mis alumnos inmigrantes de Cáritas.



Varios meses después, Vanesa leyó el libro prestado y, de esa forma, el miércoles 7 de noviembre, nos acercamos hasta las instalaciones de La Gota de Leche, en Logroño. 

Imaginaos con qué ganas llegaba yo ese día sin siquiera saber cuánta gente acudiría a la charla, pero conociendo las impresiones de Vanesa, la orientadora que se había, no solo leído el libro, sino también trabajado con diferentes anotaciones y frases inspiradoras. Por si no lo sabéis aún, el libro tiene unas cuantas.  

Un momento de la charla
Y fue una gozada. Todo en general. 
El ambiente creado, las buenas impresiones, las ganas que brotaron de enmarcar nuestros sueños y no desfallecer en el intento de conseguirlos y un largo etcétera. 

Inclusive, Ramón, uno de los integrantes del grupo, humorista, nos deleitó con una de sus divertidas  canciones. 



Obsequios de Vanesa
Y es que la cosa es como sigue. Si el mercado laboral prescinde de ti y la estructura editorial no te tiene en cuenta. Solo queda una cosa. Remangarte y hacerlo tú mismo.  No queda otra. Si sabes lo que quieres y te ponen muros, sáltalos. Si hay puertas, llama.  Si hay barreras, busca la forma de saltarlas. 
En definitiva si la vida te da un limón, hazte una limonada y si el limón se estropea, no llores, no te desanimas, recoge las pepitas y planta un limonero. 
 ¿Y por qué no?


No es lo que pasa ahí fuera, es, en definitiva, las ideas que tú mismo quieras ponerte en la cabeza.

Gracias Vanesa, Isabel y los integrantes del taller por esa gran acogida y por prestar los oídos a las palabras de un "tipo loco" que un buen día decidió conocer a sus lectores. 




"Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, 
nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos"

Viktor Frankl




6202700




miércoles, 24 de octubre de 2018

Último trueque literario: Juan Ignacio de Madariaga y Apellániz

"La protección del medio ambiente frente al delito de incendios forestales"
Juan Ignacio de Madariaga y Apellániz es Doctor en Derecho y Graduado Social por la Universidad de La Rioja: Diplomado Superior y Máster en Criminología por la Universidad del País Vasco. 
Además, ha sido Asociado de Derecho Penal por la Universidad de La Rioja. Profesor de las Escuelas de Ingenieros Técnicos Industriales de Graduados Sociales de Logroño, y de diversos cursos de formación jurídica y criminológica, organizados por el ayuntamiento de Logroño y la comunidad Autónoma de La Rioja. A su vez, es Asesor de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de Logroño. 

Y en esa misma ciudad, un día de octubre, en su mismo portal, un humilde escritor se presentó con su sexta publicación. Juan Ignacio, que además de su voluminoso currículum también es una persona cercana, se interesó por ese individuo que promocionaba así sus obras. El Doctor, mientras el ascensor nos elevaba a las plantas superiores, hojeaba con cierto detenimiento mi primera obra de no ficción. 

-En ella explico los pormenores de esta promoción -expuse-. Son cuarenta y cinco curiosidades que, seleccionadas de las varias de miles encontradas, definen bien la incesante lucha de este escritor no conocido que desempeña para hacerse un hueco en el mundo de la literatura. 

Juan Ignacio sonreía. 

-Navego en un mar creado por ingentes cantidades de negativas -añadí-. No obstante, en ocasiones encuentro algún que otro sí. 

-Yo tengo algún que otro libro publicado. ¿Te parece que intercambiemos obras? -dijo de pronto en un momento de la conversación.

El escritor moduló una amplia sonrisa. Un nuevo trueque comenzaba a florecer en la segunda planta de aquel edificio. 

Cuando entramos en su casa, Juan Ignacio me invitó a su despacho. El mobiliario era escaso en enseres, una dilatada mesa y una cómoda silla. Sin embargo, estaba colmado de anaqueles que rezumaban volúmenes a diestro y siniestro en tres de las paredes. En una de ellas imperaba una ventana y la restante estaba empapelada por títulos defendidos y logrados por el Doctor en Derecho y Graduado Social. 

Juan Ignacio me habló, entre otras cosas, de su experiencia como criminólogo,  así como del libro que ilustra la entrada y, orgulloso, me mostró su voluminosa tesis Doctoral. 

-Esta no te la cambio -dijo entre risas-, que lo mío me ha costado. 
¿Y por qué no?

Porque Juan Ignacio posee títulos y habrá pagado por ellos. Pero queda muy claro que su sudor le habrá costado acudir infinidad de horas a clases, hincar codos hasta desgastar camisas y prendas en todas las épocas de años pretéritos. Habrá sufrido como casi todos en las horas previas de sus numerosos exámenes, convocatorias, pruebas académicas y defensas de sus trabajos. Sí, él me lo dejó bien claro en la charla que mantuvimos. 

-A ti se te deben de revolver las entrañas cuando escuchas estos tan sonados casos de los "másteres". 

-Te digo que ha habido noches que me he tenido que levantar para comprobar que mis títulos seguían ahí y aún poseía los documentos acreditativos -recuerdo que dijo entre bromas. 

El libro que llegó a mis manos aquel día no trata expresamente de literatura, pero el tema es más que  interesante. Ni que decir tiene que indagaré en el ejemplar que me ofreció aquel entrañable Doctor y profesor, porque ahora queda entre las decenas de libros dedicados y hallados en esta peculiar promoción.


Juan Ignacio, de esta forma se ha unido a esos varios miles de lectores que dan forma y considero como protagonistas de esta increíble historia. 

Todo un honor. 



"El mundo entero se aparta
 cuando ve a un hombre que sabe a dónde va"

A.de Saint-Exúpery



6202700




miércoles, 3 de octubre de 2018

Transformación digital

Componentes del curso Transformación Digital
El pasado martes dos de octubre a eso de las 10:30 horas de la mañana nos acercamos una vez más al edificio de Ibercaja en la calle Portales de la ciudad de Logroño.

Digo una vez más porque en una anterior entrada os hablé de la conferencia que ofrecí sobre mi experiencia de la mano de Isabel, una voluntaria de Cáritas, a un grupo de inmigrantes, Conferencia en Ibercaja: Cáritas.

En esta ocasión lo hicimos tanto la ilustradora Ainara, como yo, animados por la invitación de Patricia Cano, fundadora de  Catando Emociones y ahora como profesora del curso promovido por el ayuntamiento de la ciudad, Transformación Digital. 

Para decirlo de una forma sencilla, este curso está enfocado a jóvenes que buscan ampliar sus conocimientos para trabajar en empresas de marketing. 

Como sabéis, mi experiencia en el ámbito de la literatura no solo se ha limitado a escribir y a publicar hasta la fecha ocho títulos -cuatro de narrativa de ficción, tres de literatura infantil y solidaria y uno de no ficción-. Desde un primer momento la situación me invitaba a promoverme de una forma más directa. En definitiva, a buscar lectores por diferentes ciudades, a lo largo de los años, consiguiendo así distribuir más de diez mil quinientas obras, entablando conversaciones con l@s lector@s y disfrutando y mucho de todo el proceso. 

Pero, como también sabéis, siempre y desde el principio he querido utilizar todas las alternativas que tenía a mi alcance. De hecho explico los pormenores de este periplo en una página web, y escribo regularmente en este blog. Asimismo, mis libros "¿Y por qué no?" y "Soy un gusano" se encuentran en plataformas digitales, y cada título infantil tiene su propia página y, con todo, continuamos creciendo como creadores de nuevas historias enfocadas en esas tres líneas narrativas. 

Sigo creyendo que hay que continuar haciéndolo así. Adaptándose. Yendo a por todas, porque la experiencia me lo dicta cada día que va pasando. Si quieres conseguir un objetivo, divídelo en pequeñas partes, remángate y ve por ellas. 


De todo ello se habló en el día de ayer en el edificio de la calle Portales, ante un reducido pero atento y juvenil público con muchas ganas de definir sus sueños y poner todo de su parte para lograrlos. 

En definitiva, una nueva experiencia que se suma a esta trayectoria, la cual continuará utilizando todos los medios habidos a su alcance para hacerse notar en un mundo a cada momento más digital. 

Porque de eso se trata, de tratar de adaptarse en un mundo más y más veloz, sin dejar de lado valores que nos han llevado hasta nuestros días.

Desde aquí quiero dar las gracias a Patricia por su invitación y a sus alumnos por su grata acogida. 

Por cierto, aunque aún esté en construcción, no dejéis de visitar la página de estos entrañables alumn@s  del curso Transformación Digital: ideasenunapecera.com

Un abrazo. 



"La mayoría de las veces, lo que más tememos, 
es lo que más necesitamos hacer"




6202700




lunes, 10 de septiembre de 2018

Último trueque literario: "Dando testimonio. Ocho semanas en Palestina"

"Dando testimonio -Ocho semanas en Palestina-
 de Ana Barahona
Esto que viene a continuación sucedió en la localidad burgalesa de Briviesca.

Tal y como ya muchos sabéis, en este verano que pronto concluirá, tanto la ilustradora como yo, hemos conocido a muchos más lectores en localidades de toda La Rioja al movernos y promocionar nuestros libros infantiles y solidarios a lo largo de toda la comunidad. Y es siempre agradable, con estos predominantes calores, poder dar a conocer tus obras ante la gente de esta manera tan directa.

Pero, tal y como decía, ocurrió uno de esos días en los que la temperatura quiso descender unos grados, cuando decidí acercarme hasta Briviesca para seguir conociendo lectores, también de forma directa. Por que allí, también los hay y muchos. La experiencia así me lo viene diciendo.

El caso es que recuerdo que serían las últimas horas de aquella tarde de principios de verano cuando tras llamar a una nueva puerta, ésta se abrió y apareció Ana tras ella. Resulta que Ana, según me hizo saber aquel día, también tenía escrito un libro.
Es el que ilustra esta entrada:

  "Dando testimonio -Ocho semanas en Palestina"

Ana quedó un tanto sorprendida al encontrarse con un escritor tras atender a la puerta.

Con "¿Y por qué no?" entre sus manos me propuso hacer un cambio de libros. 

Ante tal reacción, y esa completa disposición, a mí se me formó una sonrisa en el rostro y fue entonces cuando nos dispusimos a firmar los ejemplares. 

Tengo que decir que, durante el verano y entre otras tantas lecturas, he leído con gran interés el libro de Ana, en el cual cuenta su experiencia durante el tiempo que estuvo en Palestina.

En él explica de una manera muy cercana, dura y fidedigna, la grave situación existente en esa región, cuna de tres consabidas religiones. De todos es conocida que la mala relación entre el estado de Israel y el estado Palestino viene de tiempos remotos y muy lejos está de poder solucionarse. No obstante, son personas como Ana (internacionales, tal y como les llaman en la zona), las que, lejos de buscar la comodidad que nos ofrece nuestro mundo desarrollado, se remangan para arrimar el hombro y ayudar a los más desfavorecidos.
Muchos dirán que es un esfuerzo poco efectivo, pero son personas como Ana las que ofrecen, de manera desinteresada, un buen ejemplo. Un ejemplo que no se debería desdeñar. 

Como ya he comentado en muchas ocasiones y debido a mi proceder, hay veces que me encuentro con gente que, en mí día a día, me recibe con la siguiente pregunta:

-¿Qué duro esto de promocionarte así, verdad?

Y ahí deviene la magia de la lectura. Tras conocer, de esta forma, aquella realidad, puedo decir alto y claro:

Rotundamente no. No es duro ni mucho menos. Lo duro son las infinitas realidades que se hayan bien fuera de nuestras burbujas creadas en nuestro llamado "mundo desarrollado".

¿Cómo va a ser duro dar a conocer tus obras? ¿Es acaso duro poder perseguir tus sueños? ¿En qué cabeza cabe tal cosa? 

Llevo ya siete años haciéndolo por diferentes ciudades, aldeas, pueblos y municipios; son ocho títulos a mi espalda y dos originales por ver la luz. Hoy me vanaglorio, tras haber distribuido más de diez mil quinientos libros, por recibir muchos comentarios de ánimo y por encontrarme con gente que se interesa por mi proceder. Además, todo hay que decirlo y esto por ser relevante, es un honor encontrarte, a veces, con personas como Ana que, con su buena deferencia, te hacen ver la realidad de otro color. Porque quizá sea duro, sí. O quizá no lo sea tanto. Todo depende de tu disposición, de tus ganas, de tus motivaciones...

El mundo está ahí y nosotros, todos sin excepción, tenemos la posibilidad de vivirlo. Podemos quedarnos sentados o remangarnos y actuar. Todo siempre está en nuestra mano. No hay excusas.

En esta trayectoria que he elegido aparecerán más "noes", lo sé. Pero también "síes" y nuevas  charlas, y nuevas experiencias, y nuevas realidades... 

Gracias Ana por aparecer y atenderme aquel día. Por el trueque, por tu disposición y por servir de ejemplo. Todo un honor.



"El mundo cambia con tu ejemplo, 
no con tu opinión"



6202700








miércoles, 29 de agosto de 2018

"Gracias por conseguir que vuelva a leer"

En "Diario La Rioja"

Con esta nueva noticia que vio la luz este pasado lunes 27 de agosto, queda bien claro que "La Rioja y sus pueblos entre cuentos. Vol.1 y 2" se ha ido de vacaciones. Porque tanto Ainara, la ilustradora, como yo, creador de los relatos referidos a los diferentes municipios de La Rioja, creemos que visitar cada localidad riojana, con el fin de conocer a sus gentes, sus dichos, y empeñarnos en divertirnos con ilustraciones y con esas ganas indisolubles porque los más pequeños adquieran el hábito lector y conozcan su entorno más cercano, es disfrutar. Eso es. Porque disfrutar de esa forma, es casi como estar de vacaciones.

Así pues, desde el mes de junio, hemos recorrido muchos pueblos de nuestra comunidad. Comenzábamos en Alfaro el veintitrés de junio y hasta este mismo domingo 26 de agosto en el XVI Mercado del Trato de Ventosa, han sido más de una veintena. Todo un periplo, que aún no ha concluido.

Un periplo repleto de buenas experiencias. 

Entretanto, hemos tenido la oportunidad de hablar con diferentes personalidades. Distintos niños y niñas que ya nos conocían por eso de habernos presentado durante el año anterior en sus coles y que han querido repetir la experiencia de ilustrar historias que acontecen a nuestros nuevos amigos:

 Jairo, el simpático duendecillo de la vid, y Lucía, la cigüeña de plumas violadas.

Para mi sorpresa, descubrí que algunas personas también conocían de primera mano mi sexta publicación y primera de no ficción "¿Y por qué no?, con la cual me presento ante las personas de las diferentes ciudades y localidades de La Rioja y provincias limítrofes.

Son muchos ya, los que se han acercado este verano y me han dicho, así como en susurro: "te conocí un día en la puerta de mi casa".

Cuando eso ocurre vuelve a iniciarse una conversación y son muchas las reacciones para con la lectura de mis libros. Eso sigue resultando fascinante. 

Como también lo es recibir mensajes como el que hace poco me envió Sandra. Es el que sigue;


Hola Sergio:

Acabo de terminar de leer tu libro "¿Y por qué no?" y quería comentarte mi historia tras leer tantas tuyas, aunque me parece que bastantes oirás ya, pero me he dicho ¿y por qué no?

No soy uno de esos "Síes" de puerta a puerta. Tuve el placer de conoceros a ti y Ainara tras llevar a mis hijos (4 y 2 años) a vuestro espacio en el Desafío de Bandas hace unas semanas en Alcanadre para que pintaran un poco.
Tras acabar con el dibujo me acerqué para ver ese libro que promocionabais sobre la Rioja y sus pueblos para niños y pensé, "qué buena idea". 

Entonces te acercaste y me preguntaste que si leíamos, ante lo que contesté que la niña había empezado a leer al acostarse al ver la buena costumbre que mi hermana había inculcado en sus primas.
También tenías el libro "¿y por qué no?" Contando tu historia. Compré los dos, este último, si te soy sincera, porque al gustarme la iniciativa de los niños pensé: "pues cojo los dos".

Cuál ha sido mi sorpresa, y por esto me he decidido a escribirte, que me ha encantado el libro. Hacia añosssssss que no me leía uno (este fin de semana me lo he leído entero).

Lo compré pensando en ayudar a alguien por su iniciativa y resulta que me has ayudado tú al engancharme a leerlo. Más al descubrir que tu primera iniciativa es la leche y, por supuesto, al enterarme que existe esa "Trilogía" quiero comprarla y "agua" también.

No creo que aparezcas nunca por mi puerta ofreciéndome ningún ejemplar, ya que vivo en un pueblo pequeño de Bizkaia. Así que me gustaría saber si puedo comprar los cuatro libros de alguna manera.

No quiero molestar más, sólo darte las gracias por conseguir que haya leído un libro nuevamente y espero que te sigas encontrando muchos "Síessss" en ese camino que has escogido.

Mucha suerte en tu camino y espero que mi llamada a tu email para poder adquirir los ejemplares de alguna manera sea de un "Sí".

Un saludo,

Sandra

¿Y por qué no?
Por supuesto que es un "Sí" y de los grandes. Sandra, en nuevos mensajes, me volvía a dar las gracias por conseguir que volviese a leer. Es que, ¿acaso puede pedir más un escritor?

Es fanástico encontrarte con mensajes como el de Sandra, así como lo es ver que algunos peques se acercan a los talleres de ilustración que hemos impartido en diferentes municipios riojanos y, con los ojos muy abiertos, se disponen a coger con sus pequeñas manos el primer volumen de "La Rioja y sus pueblos entre cuentos" y gritar a viva voz:

- ¡Eh, yo tengo este libro! ¡Un día vinisteis a mi cole!

Ainara y yo, cuando eso sucede, inmediatamente no podemos evitar modelar unas amplias sonrisas.

-Claro que me gusta leer -responden ante la consabida pregunta.


Queda bien claro que "La Rioja y sus pueblos entre cuentos" se ha ido este verano de vacaciones, sí. ¡Y menudas vacaciones!

Gracias Sandra por tu comentario, por tus palabras y por continuar leyendo. Gracias también a esos peques y futuros lectores por su plena predisposición. Quizá sea ese un buen camino para el cambio. Quizá. ¿Quién lo sabe? Y un nuevo gracias a Joel López, corresponsal del Diario La Rioja, por dar cobertura a esta tan buena como bonita experiencia.



"No te rindas que la vida es eso. 
Continuar el viaje, perseguir tus sueños, 
destrabar el tiempo, correr los escombros 
y destapar el cielo"

M. Benedetti




6202700




sábado, 11 de agosto de 2018

"¡Ohhh! es fantástico. Un escritor ha acudido a mi domicilio en persona"

Con Ofelia en Vitoria
Hace ya algún tiempo que Antonio, el marido de Ofelia, nos sacó esta foto una bonita tarde en la ciudad de Vitoria. Es una foto que tenía relegada pero para nada había quedado en el olvido. Porque no se pueden olvidar cosas como estas ya que son curiosidades que siempre quedan bien grabadas en mi memoria.

Y es que, ¿cómo vas a olvidar a aquellas personas que leen, que además te atienden, que valoran tu constante esfuerzo por llegar hasta el lector y, de añadido, quieren sacarse una foto contigo?

No, eso no se olvida.

Porque desde hace tiempo únicamente tengo la costumbre de olvidar, o, mejor, dejar de lado solo a aquellos que me ofrecen sus negativas. Nada más que eso. Tengo bien claro que todo lo demás, bien que merece la pena.

Resulta que aquel día de principios de verano, Antonio me dijo que no era un gran lector tras haberme presentado como escritor ante la cancela de su domicilio. Fue ahí cuando le ofrecí una de mis tarjetas que hacen referencia a este blog cuando, de pronto, apareció Ofelia. Entonces esta mujer me reconoció casi al instante.

-¿Eres tú el que escribió el libro "Soy un gusano"? -inquirió con cierta indecisión.


Tras afirmar con una amplia sonrisa, la mujer no dudó en adquirir dedicado mi primera publicación de no ficción "¿Y por qué no?" e incitó a Antonio para que nos sacara la foto que ilustra esta nueva entrada.


Como ya muchos sabéis, fue en ese mismo instante cuando los "noes" cayeron una vez más en ese mar creado por ingentes cantidades de negativas y me encaramé a mi embarcación construida por los más de diez mil trescientos "Síes" hallados en este deambular.

Y de ese modo y afianzado en mi costumbre de dar a conocer mis obras, una tarde de verano de hace bien poquito, recibí un nuevo mail en mi bandeja de correo. Decía así:

¿Y por qué no? para mí.


Hola, buenas tardes.

Mi nombre es Nieves, llego a casa y 
me encuentro con que 
un escritor ha acudido a mi domicilio en persona.
Ohhh! es fantástico, me gustaría tener una obra suya, 
ya que parece ser que está por Belorado. 

Un saludo. 



Es grato recibir mensajes como éste, aunque tengo que decir que me apena no poner cara a Nieves. Mi trayectoria me revela que hay escritores a quienes no les leen mucha gente, también que los hay a los que les leen muchos millones de personas y que a su vez existen escritores que conocen de primera mano a casi todos sus lectores. Yo quiero seguir perteneciendo a esta última clase y de ahí mi empeño, que se va colmando siempre de experiencias como estas. 


Hace unas horas que he regresado de la oficina de correos tras enviar un ejemplar de "¿Y por qué no?" a nombre de Nieves, confiando en que lo reciba con prontitud. Porque quizá en otra ocasión reciba un comentario sobre su impresión para con el libro, o nos conozcamos en persona. ¿Quién lo sabe?



De hecho y ya para terminar, ayer, en la localidad cercana de Zarratón una mujer se acercó al puesto en el que dedicaba mis libros, tras haber realizado junto a Ainara, el taller de ilustración referido a los libros "La Rioja y sus pueblos entre cuentos". 


Pues bien, ella cogió un libro de ¿Y por qué no? Una vez de hojearlo, de pronto, de sus labios brotaron las siguientes palabras:

-¿Estuviste promocionando tus libros hace tiempo en Vitoria?

Pilar me confesó que en aquella lejana ocasión le pillé fuera de contexto y que al despedirnos se sintió con pena por no haber adquirido uno de mis ejemplares. 
Ayer Pilar no dejó pasar la oportunidad y dediqué un libro a su nombre, entendiendo que a cada momento que va pasando merece y mucho la pena toda esta tan poco común trayectoria. 

Gracias Ofelia, Nieves, Pilar porque es todo un honor. Como también lo es haber conocido a esos varios miles de lectore/as que la van dando forma...




"Dos caminos divergían en un bosque y yo
tomé el menos transitado de los dos;
y eso lo cambió todo"

Robert Frost





6202700





lunes, 9 de julio de 2018

"¿Y por qué no?" en la RAE

Los galardonados con "¿Y por qué no?"
Esta bonita y entrañable historia comienza el día 21 de marzo de este año, cuando un sorprendente nuevo mail entró en mi bandeja. 

En él, María me comentaba que su empresa era colaboradora con el ya asentado 


Según me informó, ella buscaba miembros del jurado para esa nueva edición -nada más y nada menos que la número 58- con el fin de valorar los relatos de chic@s de 2º de la ESO (13-14 años). 

Buscaba escritores, blogueros y comunicadores. 


Con Marisol y Susana, miembros del jurado
Yo, como podéis imaginar, acepté encantado y al de varios días recibí por correo postal treinta y tres relatos, de los cuales tuve que elegir tres –para ser honesto, aún recuerdo que fueron siete los que me revelaron buenas dotes narrativas, pero las normas eran las normas-. 

Debo añadir, a su vez, que me lo pasé como un enano leyendo y releyendo las historias surgidas de esa nueva generación de adolescentes. 

Quedaba clara una cosa: la imaginación era la que tomaba el protagonismo en el conjunto de manuscritos.  

Así pues, el día 19 de abril, junto con la escritora vitoriana Marisol Ortíz de Zárate y la locutora de Onda Cero Vitoria, Susana Marqués, cada cual con sus tres relatos, deliberamos sobre cual debía ser el ganador. 


Y tras la lectura a viva voz de uno de los escritos, no hubo lugar a dudas. Los tres lo teníamos decidido.


Entretanto los días, las semanas y los meses iban transcurriendo y a su vez iba conociendo lector tras lector en todo esto de presentarme ante la gente con mi sexta publicación.


Por su parte, el libro infantil y solidario “Bizkaia y sus pueblos entre cuentos. Vol.1” recibió el premio “Santutxu y más” en la categoría de literatura. 
También recibí la tercera edición actualizada de “¿Y por qué no?”.  Impartimos, a su vez, la ilustradora y yo algún que otro taller, visitamos ferias, presentamos el nuevo libro “La Rioja y sus pueblos entre cuentos. Vol. 2”. 
Conocí a Nuria, la lectora protagonista de esta historia número 10.000 en Haro. Una charla con Cáritas Rioja en Logroño. Feria del Libro en Burgos. También estuvimos presentes en la I Feria del Libro de Portugalete para continuar con un largo etcétera. 



Y una vez, un buen día en Vitoria, tras una nueva llamada me abrió la puerta Elvira. Y resultó que Elvira leía y se interesó por “¿Y por qué no?”, con la que ahora me presento por diferentes ciudades limítrofes a La Rioja. 

Pero no quedó ahí la cosa. Resulta que Elvira es madre de Irene que en aquellos momentos se encontraba en casa con Leticia, su amiga también adolescente. 

Lo que viene a continuación me dejó helado. 

El caso es que Irene, esto afloró en uno de los giros de la conversación, fue ganadora el año anterior del concurso de relatos de Coca-Cola en el País Vasco. Un tanto alucinado por la increíble casualidad, les expliqué que yo había participado como jurado este mismo año. La sorpresa fue notable para todos. Pero la casualidad fue tomando protagonismo y también quiso que la entrega de premios del concurso se celebrara en Madrid, en la misma Real Academia Española (RAE).


—Vamos a llevarnos tu libro “¿Y por qué no?” y nos hacemos una foto con los ganadores de este año —oí decir. 

Tengo que decir que la idea me pareció desde un principio muy atractiva. 

¡¡"¿Y por qué no?" en la RAE!! 
¡Sonaba aquello tan bien! 


Y fue así cómo al día siguiente, sábado 23 y fieles a su promesa, recibí las fotos de la ganadora del pasado año Irene Fernández Alonso del Colegio Inmaculada Concepción de Abetxuko (Vitoria) con los demás galardonados en este 2018. Son las que ilustran esta entrada.



Siento que es todo un honor que de esta curiosa manera, uno de mis libros, el que habla de mi empeño como escritor por llegar a los lectores, haya llegado a la misma RAE de la mano de unas adolescentes que, lejos de enmarcarse en cánones establecidos, tienen inquietudes artísticas, creativas y literarias. 


No existe la menor duda de que, con esta curioso método de darme a conocer, las posibilidades pueden ser infinitas.

Un acierto llamar aquel día a aquella puerta y es todo un honor poder ser partícipe de iniciativas culturales como ésta. 

Tal y como Irene concluye en uno de sus mails:

[...] También hemos tenido la oportunidad de enseñarles tu libro a Juan Gómez Jurado, que nos dio unas clases en la experiencia de Coca-Cola y participó en ella; y a Luis Piedrahita, quien ha presentado este año la 58° edición de este concurso. Por desgracia no han podido sacarse una foto con tu libro, pero los ganadores de este año y yo sí, y les ha hecho mucha ilusión saber de esta serie de coincidencias al ser tu también parte del jurado, que ha hecho posible que ahora disfruten de una experiencia que jamás olvidarán. 
Un abrazo, Irene.


Y es cierto eso. Porque es probable también que yo nunca olvide esta coincidencia. 

Gracias Elvira, Leticia e Irene por ese apoyo y enhorabuena al ganador de este año porque, tal y como me hizo saber Irene, un día un escritor llamó a la puerta de su casa en Vitoria y también tiene en su haber este libro que refleja la increíble historia de un escritor que cada vez tiene más seguro que encontrándose con la gente, se pueden lograr grandes cosas. 

Resulta, a veces, todo tan fascinante… 




“Puedes llegar a cualquier parte,
siempre que andes lo suficiente” 

L. Carroll



6202700