descripcion

descripcion

martes, 24 de octubre de 2017

XXV Feria de gastronomía y artesanía de Loiu

Bizkaia y sus pueblos entre cuentos. Vol.1
El domingo 15 de octubre nos acercamos a la XXV edición de la feria de artesanía y gastronomía de Loiu, debido a que este ayuntamiento de la provincia de Bizkaia, es colaborador del libro infantil y solidario




Momento del taller de ilustración
Así pues, aquella mañana pudimos disfrutar, un año más, de la gran acogida por parte del público en general de esta feria agrícola, de artesanía, gastronómica y cultural.

Aquel día de mediados de octubre fue escandalosamente caluroso. Se llegaron a temperaturas de más de treinta grados.

Pese a ello, a eso del mediodía, ya se iban acercando los más txikis para deleitarnos con sus ilustraciones, referidas a uno de los relatos habidos en el libro.

Gran predisposición
Zorion, este niño protagonista de uno de los cuentos del libro, como no podía ser de otra manera, se desplazó hasta el aeropuerto, para sobrevolar su querida localidad.
Desde las alturas pudo observar todo tipo de actividades, y puestos con animales, con exposiciones, degustaciones, exhibiciones deportivas y un largo etcétera.

Las ilustraciones referidas a esa aventura, hablaban por sí solas.

Cartel promocional

Todo ello mientras se disfrutaba de la degustación de pollo de caserío vasco maridado con fresco txakoli.
Asimismo, a eso de las 13:00 horas, hubo incluso una exhibición de deporte rural.

Los curiosos y lectores se acercaron hasta el polideportivo en el que a su vez pudimos explicar los pormenores de mi aventura como escritor que busca lectores por diferentes ciudades, un poco para intentar hacer un hueco en el difícil pero fascinante mundo literario.

Se trata de otro paso más. Un paso que se añade a los muchos dados a lo largo de los años en esta aventura que muy lejos está por concluir. 

A cada momento estoy más convencido, en este mundo de redes sociales, veo que es mucho más gratificante la sonrisa de un lector que un millón de me gusta en páginas virtuales.


Un cuento de Loiu
No en todas las ocasiones sucede, pero cuando encuentras a unos padres que les gusta leer, te das cuenta enseguida que sus pequeños tienen muchas más posibilidades de convertirse en grandes lectores. Y eso, a mi entender, es un aliciente que me impulsa a continuar.

Porque, a fin de cuentas, en esa línea va esta historia. En la de entablar conversaciones con mentalidades abiertas que, sin lugar a dudas, son las que poseen mayores alternativas para resolverse en la vida. 



"No cuentes los días, 
haz que los días cuenten"
M. Ali





jueves, 19 de octubre de 2017

Taller solidario en Bilbao


    Algunos futuros grandes lectores
se llevaron un libro dedicado

Tanto Ainara como yo, como creadores del libro infantil y solidario 

no dudamos siquiera un segundo en aceptar la invitación que nos propusieron los miembros de la asociación Aspanovas Bizkaia sobre las XI Jornadas de sensibilización sobre el cáncer infantil. 

Cartel promocional:

Sucedió este sábado 14 de octubre en el recinto del Arenal, cerca del ayuntamiento de la ciudad. Los puestos de Aspanovas Bizkaia, esta asociación de familias que ayuda a sobrellevar el cáncer infantil, ya estaban colocados a eso de las diez de la mañana, cuando llegamos en aquel espléndido día que se vaticinaba ya desde esas tempranas horas, como muy caluroso. 

Uno de los momentos del
taller

Allí había diversos puestos de juegos de siempre; de habilidad fabricados en madera, algunos hinchables, pompas de jabón de todos los tamaños y formas, maquillaje infantil y las mesas a las que los txikis se acercaron a eso del mediodía para, tras leer el comienzo de un relato que intentó sensibilizar a los participantes, pudieran sacar de su imaginación el desenlace del mismo con variopintas ilustraciones.


Así pues, Antxon un niño que había salido hacía poco del hospital estaba ansioso de reencontrarse con su gran amiga Karmele, una oveja latxa cojita pero siempre divertida y muy dinámica, tanto que incluso ellos solos, tal y como pensaba el muchacho, serían capaces hasta de enfrentarse a una manada de lobos hambrientos.



Los txikis disfrutaron de lo lindo en la mañana y tanto la ilustradora como yo, nos sentimos muy afortunados por haber podido aportar un pequeño grano de arena en todo esto de la sensibilización sobre esa tan extendida y poco comprendida enfermedad. 
Tenemos que tener muy presente esa gran labor social que realizan día tras día los miembros de esta asociación.

A su vez, me siento muy contento con el resultado de esta colección de libros infantiles y solidarios que comenzaron en la provincia burgalesa para llegar a Valencia y de haber tomado nosotros el relevo con "La Rioja y sus pueblos entre cuentos. Vol 1", allá por el año dos mil quince.

Aquí, en la comunidad riojana, debido al éxito obtenido con este último libro, estamos trabajando a marchas forzadas para dar salida a un nuevo volumen en el que recogeremos más localidades de La Rioja. Eso sí, respetando ese punto de solidaridad en el que queremos dar ejemplo a los más jóvenes. 

Qué menos. 

Además, si todo continúa de la misma manera ¿Quién sabe? quizá hablemos en un futuro de un segundo volumen de 
"Bizkaia y sus pueblos entre cuentos/
Bizkaia eta bere herriak ipuin artean"

Que los más peques adquieran el hábito de la lectura, valores como la solidaridad, y, además, conozcan su entorno más cercano. Ese es el principal objetivo porque, a fin de cuentas...

Queda tanto por hacer. 

- Pero si es solo una gota en el océano. 
- Sí claro, pero el océano sería menos sin ella. 


¡¡Gracias Aspanovas!!


Con algunos de los miembros de Aspanovas Bizkaia


"No tengas miedo de los cambios lentos,
solo ten miedo de permanecer inmóvil"
Proverbio chino







miércoles, 11 de octubre de 2017

Últimos trueques literarios: Luis Mari Ormazábal y Álvaro Salazar

Trueque: "El molino de castaños" Luis Mari Ormazábal
Cuando aquella mañana Luis Mari me abrió su puerta, este señor de avanzada edad pero con amplias inquietudes, me incitó varias veces a que hablara algo más despacio, puesto que no escuchaba bien. Así lo hice en la escalera de un nuevo edificio que ayuda a conformar el municipio vizcaíno de Arrigorriaga.

-No sabes cuánto me gustaría tener tu verborrea para poder promocionar mis obras de la misma manera - escucharon de pronto mis oídos mientras observaba una entrañable sonrisa.

Fue ahí cuando entendí que había hallado una nueva persona con mentalidad abierta. Sí, de esas que están dispuestas a escuchar. De esas que viven bajo sus propios dictados y decide alejarse de los que nos marca esta demente sociedad.

Además, como en cada ocasión que me encuentro con un literato con amplitud de miras -creédme si os digo que no todos la tienen-, decidí, una vez conocido el título de sus obras y la breve sinopsis, exponerle un nuevo trueque.
Me gusta proponer siempre esto porque disfruto de las lecturas en las que puedo poner cara al autor de las mismas.

Luis Mari, con pausados movimientos y gestos de cierta incertidumbre, accedió sin muchos preámbulos. Y fue ahí cuando me invitó a entrar a su piso.

La primera habitación en la que paramos tras recorrer un corto pasillo, estaba colmada de libros por doquier. Desde el suelo hasta el techo se adivinaban los numerosos anaqueles cargados con infinidad de libros. Más de cuatro mil, me hizo saber. 
Luego de ello, Luis Mari, con movimientos muy pausados, inherentes a su avanzada edad, se aproximó hasta un sillón que descansaba en otra cercana estancia. Estaba repleto de hojas desperdigadas que, según me comentó, servían de documentación para un futuro relato en el que estaba trabajando.

-Tenerlas así, me resulta más cómodo -sentenció con cierto semblante cansado.

De seguido llegamos hasta el salón y allí abrió las puertas de una antigua alacena; tras ellas, en vez del típico menaje, se hallaban también infinidad de libros de diversa índole. 

Después de esa agradable conversación, nos despedimos esta vez en el rellano de la escalera, con un grato apretón de manos y una vez descendidos unos cuantos escalones, decidí hojear el libro titulado "El molino de castaños". En una de sus primeras páginas leí su dedicatoria que así decía:

"A Sergio: 
en honor a lo que le sobra y a mí me falta. 
Así es la vida. 
Un abrazo"

Sus palabras, así como su disposición,  me lo dejaron bien claro. Este hombre sí había vivido y mucho. Además, por lo que pude percibir, aún tiene ánimos para perseguir sus propias metas. 

Quiero concluir esta mención con un pequeño extracto de su relato "El molino de castaños". Son palabras que consiguieron modular una sonrisa horas después, esta vez en mi reducto y con el libro entre mis manos. Son las que siguen:

"¿Cómo es la sombra de un río? La sombra de un río es navegar, es ir, es llegar a todas partes, conquistar el infinito, incluso llegar al mar, para volverse más río y así volver a empezar."




"Constantin" de Álvaro Salazar
Y como la experiencia en  Arrigorriaga fue interesante no solo por lo contado, sino también por hallar a más lectores y conocer de primera mano a Mª Jesús como lectora protagonista número 8500, me acerqué en el día de ayer para continuar con esta peripecia de escritor errante. 

Ayer encontré muchos más "noes" tal y como es natural, pero eso no importaba demasiado porque, así como siempre hacen, estos iban cayendo por sistema al suelo para convertirse en nuevos escalones que siempre me llevaban al siguiente "sí".

Y cuando en éstas estaba, volvió a suceder.


Álvaro me atendió con amabilidad al aparecer tras la puerta a la que había llamado. Acto continuo, se interesó por uno de mis ejemplares el cual dediqué gustosamente y, con gran sorpresa, me obsequió con su tercer libro cuyo título es "Constantin".

Así, sin mediar casi palabra. Álvaro tal y como me hizo saber, valoraba mi actitud y mi forma de llegar al lector.

Hablé de su convecino Luis Mari a este nuevo escritor hallado tras los umbrales y me dio a entender que sí que conocía su novela "El molino de castaños"
Luego de ello, Álvaro me hizo saber que, además de sus tres obras también escribía en un blog. Es el que sigue:


La magia de entablar una conversación con un auténtico desconocido había vuelto aparecer una vez más. Siempre lo hace, todos los días. Y, por lo visto,  la literatura también puede brotar tras las misteriosas puertas. Una vez de despedirme de Álvaro y con su novela "Constantin" entre mis manos, proseguí con mis andanzas.


Quizá, ¿quién sabe? en un futuro próximo decida regresar a Arrigorriaga, pero antes, deambularé por otros lugares con el propósito de hallar nuevas experiencias para, tras ellas, volver a recogerme en mi sitio y disfrutar de estas y otras lecturas a las que puedo, por fortuna, poner cara y buenos recuerdos. 

Resulta, a veces, todo tan fascinante...



"Que ser valiente no salga tan caro, 
que ser cobarde no valga la pena"

J. Sabina





lunes, 2 de octubre de 2017

Lectora protagonista número 8500

Con Mª Jesús, lectora protagonista nº 8500
La semana pasada estuve por Bizkaia presentando mi sexta publicación "¿Y por qué no?"  a los posibles lectores protagonistas que, de una manera un tanto singular, han decidido  formar parte de esta historia.

Pero hoy, antes de nada, quiero comenzar esta entrada con el último comentario que ha llegado a mi bandeja de la mano de la mujer de Aitor, uno de esos lectores:



"Gabon Sergio

Soy Saioa, Bilbao, Portugalete. Debo de admitirlo, es un libro interesante; bueno porque engancha y te apetece seguir y seguir leyéndolo. He tomado "prestado" el libro al marido, a Aitor. 
A mí me gusta leer variado y ya estoy a punto de acabarlo. Voy por la 142 y 143 de la historia.
Te escribo para decirte que no pares hasta conseguir tu sueño.
Me gustaría dejarte estas líneas de aliento para cuando te encuentres esos "Noes". 
No te des por vencido. 

Saludos de mi marido y míos.
Suerte .


                 Yo espero perseguir mi sueño y lograrlo también.


Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar".



Y así, con esta famosa poesía de Machado y este nuevo mensaje de ánimo que me envía Saioa, prosigo involucrado y mucho más animado si cabe, en todo esto de perseguir  mis sueños. 

Son estas palabras de aliento, las que te confirman que hay veces que el viento sopla a favor en este mar formado de ingentes cantidades de negativas. 



Como muchos sabéis ya, cada vez que consigo conocer al lector número 500 que se suma a esta historia, suelo hacerme una foto con él o ella y obsequiarle con uno de mis libros. 


Así pues, el jueves 28 de septiembre me encontraba en la localidad vizcaína de Arrigorriaga recibiendo un no tras otro, y, a su vez, tengo que decirlo, hablando con algún que otro lector que, además de escuchar mi relato, también se decidía a adquirir uno de mis ejemplares firmados de primera mano. Son estos los que me ayudaban a dar con el lector número 8500. 


Entonces, a eso de pasadas las 14:00 horas de aquella tarde, Mª Jesús abrió su puerta tras mi llamada. Esta entrañable señora, una vez me hube presentado como autor que además de escribir, promociona sus obras entablando conversaciones con sus lectores, se interesó inmediatamente por el libro que tenía entre mis manos. 

Mª Jesús lo hojeaba mostrando cierto interés y, en lo que dura medio minuto, ya se había convertido, de esa forma, en esa lectora protagonista número 8500 que ayuda a afianzar todo este recorrido.

Los dos posamos felices en la foto que dio lugar en el salón de Mª Jesús y que ilustra esta nueva entrada. 


Lo hacemos con el volumen que adquirió tras mi presentación "¿Y por qué no?" y, como obsequio el libro infantil y solidario "Bizkaia y sus pueblos entre cuentos.Vol.1"  que lo leerán, tal y como me hizo saber, unos futuros grandes lectores: 

Arrate y Jon.



Cada día veo que resulta más gratificante observar que el peso de los miles de lectores encontrados tras las puertas es mucho mayor que esos "noes" que, como siempre digo, se convierten en los férreos escalones en los cuales se van posando mis pies, alcanzando, a su vez, mayor altura. 
Ahora lo veo cada vez más claro. Siempre será así. Pase lo que pase, cueste lo que cueste y pese a quien le quiera pesar. 


El comentario de Saioa ya está atesorado entre los muchos recibidos. Hay momentos en que me recojo en mi rincón predilecto, los releo y en mi cara se modula una nueva sonrisa que me dice con firmeza: 

Sergio, no hay la menor duda; éste es el camino. 


¡Gracias Saioa y Aitor! ¡Gracias Mª Jesús!




"No estás derrotado cuando pierdes. 
Estás derrotado cuando te das por vencido"