descripcion

descripcion

martes, 3 de abril de 2018

Poesía tras las puertas

"La piel de la cordura"
Gonzalo San Ildefonso es un poeta de la ciudad de Logroño que pertenece al grupo poético "El hombre que fue jueves". 

Con Gonzalo he coincidido en alguna que otra ocasión en alguna que otra feria donde se exponían obras literarias de autores locales y que hacían referencia a variopintas temáticas culturales. 

Toda esa escasa información sobre su persona, me vino de pronto a la memoria cuando, un buen día de la semana anterior y después de pulsar un nuevo timbre, apareció tras la puerta. 

Tuvieron que pasar pocos segundos para reconocernos. Luego de la sorpresa inicial, entablamos una grata conversación a través de la cual surgió esa bonita posibilidad de hacer un trueque de obras. 

Gonzalo, amablemente me hizo pasar a su piso mientras se disponía a buscar entre los anaqueles del salón, una antología de poemas editada por "Ediciones del 4 de agosto" en el año 2014 cuya prologuista es Ana Cuaresma, una amiga común y compañera de letras.

El título de la obra es "La piel de la cordura"        


Inmediatamente nos dedicamos los ejemplares y así se estableció un nuevo trueque literario tras las puertas. 
Yo siempre digo que nunca sabes quién te va a abrir la siguiente, y es por ello por lo que mantengo una viva ilusión por navegar cumpliendo el sueño de dar a conocer mis obras, sobre un mar formado por una ingente cantidad de "noes". 

Lo hago así porque también aparecen sorpresas como la contada y nuevos lectores. A su vez, artistas, músicos, escritores..., y poetas. 

Así pues, ese mismo día conocí a Ángela que, con su atenta disposición, consiguió que las anteriores negativas se disiparan casi como por arte de magia. Porque ésta había vuelto a surgir. De hecho, con esta nueva lectora no acabó ahí la cosa porque al de pocos días recibí estas generosas líneas: 


Hola Sergio,


Soy Ángela, no sé si te acordarás de mí, una chica joven que te abrió la puerta en Logroño. He leído tu libro "¿Y por qué no?" y la verdad es que me ha enganchado mucho por la magia con la que cuentas cada historia y el vocabulario tan rico que utilizas. Es realmente bonito haber podido conocer y entender un poco más los diferentes tipos de personas que pueblan nuestro mundo para bien y para mal.
Creo que no puede haber algo más increíble que encontrar personas tan humanas como tú que luchan contra cualquier adversidad para conseguir lo que realmente les llena en un mundo cada vez más impersonal.
Como tú me regalaste cada una de las palabras que aparecen en todas las historias al hacerme formar parte de la tuya, a mi me gustaría hacer lo mismo con un pequeño poema que escribí hace unas semanas. Espero que te guste, un saludo y gracias por llamar a mi puerta.



Llenando el silencio de palabras con sentido
tejes con esmero la melodía que suspiras.
Mueves el cuerpo, incansable, al compás
siguiendo el ritmo de cada latido.
En tus manos se agitan pensamientos
y en tu boca cobran vida sonidos.

¡Qué belleza tanta música en un momento!
Absorta en las sinergias de cada cuerpo.
No imagino el mundo sin disparidades,
sin que seamos un bello instrumento.


Creo que Ángela tiene razón cuando dice que bien vale la pena esa lucha contra cualquier adversidad para conseguir lo que realmente te llena en un mundo cada vez más impersonal. 


Yo muchas veces lo he mencionado en este blog: 
¿Acaso existe algo más valioso que ser el artífice de tu propio camino?


Un día cargado de poesía, nuevos trueques, nuevos poemas, nuevas palabras que van dando forma a una historia que bien lejos está de concluir, porque se alimenta de apoyos como los que dan pie a esta entrada. 

Gracias Gonzalo, gracias Ángela, por vuestra disposición, por vuestro tiempo, por vuestra mentalidad abierta, por el arte, por parar un instante en este mundo de las prisas, por reflexionar, por soñar, por escribir, por vuestra poesía...



"Nos envejece más la cobardía que el tiempo. 
Los años solo arrugan la piel, 
pero el miedo arruga el alma"
F. Cabral




6202700




No hay comentarios:

Publicar un comentario